Carlos López Fernández CEO en Numu y antiguo alumno triunfa con su nuevo proyecto

El talento de tres jóvenes coruñeses se une en Australia para crear una «app»

Cien empresas respaldan el proyecto que vincula consumo privado y redes sociales

«Todos tenemos una cierta capacidad de influir en beneficio de nuestras empresas favoritas, para eso no hace falta ser ningún influencer famoso, basta con aprovechar el rastro de lo que consumimos». Esto explicaba ayer Carlos López Fernández, desde Australia. Allí se fue su familia hace cinco años «porque mi padre trabaja en Navantia» y ha sido en la Universidad de Adelaida (la tercera más antigua de Australia, fundada en 1874, y de la que han salido cinco premios Nobel) donde Carlos, Miguel Martiño, como co-fundadores, y Borja Regueiro, que se ha sumado al proyecto, están poniendo en marcha una aplicación para móviles que han bautizado como Numu y que empezará a funcionar durante este fin de semana.

«Lo revolucionario en Numu es que conecta directamente el consumo y la capacidad de influencia en las redes sociales», detallaba Carlos, que forma parte de un equipo de siete personas, con edades que van de los 19 a los 23 años y que mañana, viernes, darán a conocer este proyecto de forma simultánea en Madrid, Oviedo y A Coruña (en la discoteca Moon a las 23.30 horas). Será a partir de entonces cuando empiece a funcionar esta aplicación que ya cuenta con 10.000 predescargas y 200.000 impactos en Instagram. El usuario de la aplicación pasará a tener ventajas solo con divulgar los lugares que frecuenta, «cosas como el postre gratis en el restaurante que has dado a conocer en las redes sociales». Además se han sumado un centenar de empresas; entre las que están desde «la mayor distribuidora de helados de Australia», hasta un buen número de firmas coruñesas entre las que hay tahonas, restaurantes, tiendas o locales de copas.

«Tomando una pizza»

La idea de esta nueva aplicación surgió hace un tiempo, cuando vino de visita a la ciudad, «tomando una pizza en la plaza de María Pita», evoca Carlos. «Estábamos en Cambalache, Miguel (Martiño) y yo y empezamos a darle vueltas a la idea de aprovechar el rastro del consumidor», detalla. Y aunque el proyecto lo tenían claro a la vuelta, llegó «muerto de miedo a Australia». El temor era no contar con apoyos para desarrollar la aplicación. Pero entre los numerosos proyectos presentados en dicha universidad fue elegido el de estos coruñeses, que pasaron a contar no solo con medios materiales para llevarlo a cabo, sino que cuatro personas se sumaron al proyecto.

Claro que para la financiación recurrieron a sus ahorros, «que eran pocos», y algunas ayudas familiares. Con ello reunieron los 20.000 euros que necesitaban para una app por la que ya se ha interesado fondos de inversión.

Pero Carlos López asegura que «pienso muy en global» y por ello su intención es volver, instalarse en A Coruña y tener aquí la parte creativa del proyecto, continuando con la parte de los estudios e investigación en Australia y la comercial en Islamabad.

Un equipo de siete personas que pertenecen a tres continentes

De los fundadores de la aplicación Numu, Carlos López estudió Finanzas Corporativas, y Miguel Martiño, Derecho y ADE, mientras que Borja Regueiro cursó Ingeniería de Diseño y Diseño Gráfico e Innovación («tiene 23 años, es de matrícula de honor y tiene tres patentes», dice Carlos). A ellos se sumaron Gabriel Rus, que estudió Física Computacional y lleva a cabo el desarrollo del portal de la aplicación y está en la universidad australiana de Adelaida; Haseeb Zia Burki, estudió Ingeniería Software, lleva el desarrollo de la app y está en Islamabad (Pakistán); Zammar Shahid, con los mismos estudios que el anterior es el responsable de pruebas y soporte técnico y está en Sídney. Completa el equipo de siete personas «que pertenecemos a tres continentes», apunta Carlos, Álvaro Ferraro, que estudió International Business y ADE, lleva la comunicación del grupo y se encuentra en Sevilla.

Deja un comentario